El riesgo de pobreza y exclusión social se sitúa en el 30,5% y afecta a 1.512.790 personas en la C.Valenciana

redim

El indicador Arope disminuye un 2,4% en 2016, la pobreza severa se mantiene en un 7,8% y aumenta la privación material en nuestra Comunitat. (FOTO: Presentación del Informe en Madrid)

Valencia, 17 de octubre de 2017. La EAPN España y la EAPN de la C.Valenciana (European Anti-poverty Network / Red Europea de Lucha contra la Pobreza) indican que el riesgo de pobreza y/o la exclusión social afecta a un 27,9% de la población en España, lo que supone un total de 12.989.405 personas. De este número de personas que vive en riesgo de pobreza y/o exclusión, la situación más grave la padecen más de 1.025.736 millón de personas que viven en situación de pobreza severa, es decir, por debajo del umbral del 30% de la mediana de la renta (342 euros mensuales para un hogar de una sola persona).

La población en situación de pobreza está repartida a partes iguales entre hombres y mujeres. Esta distribución equitativa representa una novedad histórica, en ningún caso debida a la mejora de la situación de las mujeres sino al aumento progresivo de la proporción de personas pobres entre la población masculina durante la crisis.

La mitad de la población pobre está compuesta por personas adultas entre 30 y 64 años, un 10% de población mayor y el 40% restante son jóvenes menores de 30 años. Respecto a la pobreza infantil, el 24,2% de la población pobre es menor de 18 años.

En cuanto al nivel de estudios, un 28,7% de la población pobre sólo ha terminado la educación primaria o menos, y algo más de otra tercera parte ha completado la educación secundaria obligatoria. Además, un 19,2% ha completado la segunda etapa de la educación secundaria (bachillerato) y el 15,5% tienen educación superior, lo que suma algo más de un tercio de población pobre con un nivel educativo medio o alto.

Estos son algunos de los datos principales que se extraen del  VII Informe ‘El Estado de la Pobreza. Seguimiento del indicador de riesgo de pobreza y exclusión social en España 2008 – 2016’ de la EAPN España, presentado hoy en el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza que se conmemora mañana martes, 17 de octubre. El Informe analiza la situación social en nuestro país y en las comunidades autónomas, con los últimos datos oficiales disponibles, según el indicador europeo AROPE (Alt Risk Of Poverty and Exclusion). Detalla la evolución del indicador AROPE que combina la renta de las personas (nivel de pobreza), con las posibilidades de consumo (privación material severa) y la intensidad del empleo en los hogares (baja intensidad de empleo por hogar).

Este VII informe muestra unos modestos avances con las medidas de protección social implantadas después de las elecciones autonómicas. Sin embargo, el incremento reciente de ciertos indicadores macroeconómicos sólo consigue mantener la desigualdad y no se traduce en una mejora de las condiciones de vida de la mayoría de las personas que viven en España, incumpliendo los objetivos sociales previstos en la Estrategia Europa 2020. Transcurrida ya más de la mitad del período previsto para su consecución, puede afirmarse que en España no sólo no se ha avanzado en la reducción de la pobreza y la exclusión social, sino que ésta ha seguido aumentando.

Algunos datos principales de El Estado de la Pobreza 2017:

En la Unión Europea, la tasa de personas en riesgo de pobreza y exclusión social (AROPE) es del 23%, unos 119 millones de personas.

En España, el indicador es del 27,9%: un total de 12.989.405 personas.

Las personas adultas jóvenes tienen la tasa AROPE más alta, con un 37,6%, seguido por la infancia, con un 31,7%.

La mitad (50,1%) de las familias monoparentales (especialmente las ‘monomarentales’) españolas con 1 o más hijos/as a su cargo está en riesgo de pobreza o exclusión social.

1.025.736 personas viven en pobreza severa, es decir que tienen ingresos por debajo del umbral del 30% de la mediana de la renta (342 euros mensuales para el hogar de una sola persona).

La tasa de trabajadores/as pobres (que no superan el umbral de pobreza, a pesar de tener un trabajo) ha pasado de 14,8% en 2015 a 14,1% en 2016.

La tasa de carencia material severa ha descendido hasta el 5,8% (6,4% en 2015), afectando a 2.600.000 personas.

Las tasas de AROPE más altas están en Canarias, con 44,6%; Ceuta (41,9%) y Andalucía, con 41,7%, Las más bajas corresponden a Navarra, con 13%; el País Vasco, con 17,6% y La Rioja, con 17,4%.

 

DATOS INDICADOR AROPE EN LA C.VALENCIANA

El informe destaca que la Comunitat Valenciana supera en 2,6 puntos porcentuales la tasa media de pobreza y/o exclusión social en España y es la 7ª más alta. La valenciana se sitúa en el 30,5% frente al 27,9% de la media española. Es la octava autonomía donde más ha crecido la pobreza y exclusión en el período 2008-2016. Hemos pasado de 1.383.140 personas en riesgo de pobreza y/o exclusión en 2008 a 1.512.790 en 2016. Respecto a las cifras de 2015, cuando se contabilizaron 1.638.647 personas en riesgo de pobreza y/o exclusión, se ha experimentado una reducción significativa del indicador del 2,4% en el último año, esto significa que hay 125.857 personas menos en esta situación.

Sin embargo, la tasa de pobreza severa, esto es personas que cobran menos de 342 euros al mes, se ha reducido apenas 2 décimas en el último año, pasando del 8% en 2015 al 7,8% en 2016, y ha aumentado el número de personas con privación material severa.

Esto significa que a pesar de la reducción de la tasa de riesgo de pobreza y exclusión, en la C.Valenciana existe un enquistamiento de los índices de pobreza severa en torno al 8% unido a un aumento de la privación material severa, o lo que es lo mismo, de necesidades de consumo básico que la población no puede satisfacer por falta de recursos.

La evolución del indicador AROPE en la C.Valenciana durante el periodo 2008-2016 ha sido muy similar a la tasa media estatal, con un largo período de crecimiento de la tasa para, a partir del año 2014, comenzar a revertir el crecimiento acumulado. Es importante destacar la mayor intensidad con la que se ha reducido el AROPE en estos dos últimos años. Aun así, la tasa está tres puntos porcentuales por encima de la registrada el último año anterior a la crisis.

Si vemos el índice de pobreza y/o exclusión en la C.Valenciana según los tres componentes que conforman el indicador AROPE obtendremos información más detallada:

NIVEL DE POBREZA

Destacamos que un 24,4% de personas en la C.Valenciana (1.210.232 personas) vive bajo el umbral de pobreza (con menos de 684 euros al mes), frente al 25,3% de 2015 y el 26,2% de 2014. Vemos una reducción del 0’9% del nivel de pobreza en el último año. En términos absolutos la cifra ha disminuido en cerca de 50.000 personas.

Sin embargo, la tasa de pobreza severa, esto es de personas que cobran menos de 384 euros al mes, ha descendido apenas 2 décimas con respecto al pasado año y se sitúa en el 7,8% de personas en 2016. En 2015 esta tasa era del 8%, mientras el porcentaje en 2014 fue del 6,4%. La cifra es relativamente elevada pues, aunque está cerca de la media estatal (1,4 puntos porcentuales superior), es la cuarta más alta de todas las comunidades autónomas.

PRIVACIÓN MATERIAL SEVERA (PMS)

En el año 2016, el 7,5% de la población en la Comunitat Valenciana ha vivido en situación de Privación Material Severa, es decir, no pudo hacer frente a al menos cuatro de nueve conceptos o ítems de consumo básico definidos a nivel europeo. La tasa ha aumentado respecto a 2015 cuando esta situación la padecía el 6,7% de la población, sin embargo está algo más lejos de las cifras de 2014 cuando la tasa era del 11,3%. En términos absolutos unas 371.998 personas viven en situación de Privación Material Severa en la C.Valenciana, 38.292 más que en 2015.

Respecto a los ítems de consumo, puede destacarse que el 2,9 % de la población no puede permitirse una comida de carne, pollo o pescado cada 2 días; que el 20,2% no puede mantener la vivienda a temperatura adecuada; que el 43,8 % de la población no tiene capacidad para afrontar gastos imprevistos; que el 12,3% tiene retrasos en el pago de gastos del hogar o que el 44,9% no puede permitirse ir de vacaciones al menos una semana al año.

Finalmente, indicar que el 69,3 % de la población, es decir, más de una de cada tres personas, experimenta dificultades para llegar a fin de mes y que una de cada cuatro (25,7 %) lo hace con ‘mucha dificultad’.

BAJA INTENSIDAD DE EMPLEO POR HOGAR (BITH)

El 14,6% de la población menor de 60 años residente en la Comunitat Valenciana vive en hogares con baja intensidad de empleo, esto es en hogares donde cada adulto trabaja de media sólo una hora y media al día. Se destaca la reducción de 3,5 puntos registrada este último año, no sólo por la importancia de la cifra misma sino porque rompe una tendencia creciente e ininterrumpida desde el año 2008 que ha llevado a más que doblar la tasa. En cifras absolutas, 584.164 personas viven en hogares con baja intensidad de empleo. Pasamos pues del 6,4% de BITH en 2008 al 18,1% en 2014 y 2015 hasta el 14,6% actual.

Finalmente, hay que destacar que desde el año 2012, un total de 169.298 personas extranjeras han abandonado la Comunidad Valenciana.

 

INDICADOR AROPE

Para medir el riesgo de pobreza y exclusión se utiliza en este informe el indicador AROPE (At Risk Of Poverty and/or Exclusion) propuesto por la Unión Europea, que hace referencia al porcentaje de población que se encuentra en riesgo de pobreza y/o exclusión social.

Este concepto surge de la concepción multidimensional de la exclusión social y de la consecuente necesidad de establecer un único indicador que recoja de manera eficaz situaciones de vulnerabilidad en las cuales la pobreza es sólo uno de los aspectos relevantes.

El indicador combina elementos de renta, posibilidades de consumo y empleo. Es decir, se combinan, medidos en porcentaje sobre el total de la población, los siguientes factores:

– Población bajo el umbral de la pobreza:

Se consideran en riesgo de pobreza las personas que viven en hogares con una renta inferior al 60% de la mediana de la renta nacional equivalente en unidades de consumo. Para el año 2016, el umbral de pobreza se fija en 684 euros mensuales. Todas las personas que viven en hogares con una renta por unidad de consumo inferior a esa cifra se consideran pobres.

  • Pobreza severa: personas que viven en hogares con una renta inferior al 30% de la mediana de la renta nacional equivalente en unidades de consumo. Para el año 2016, el umbral de pobreza severa se fija en 342 euros mensuales para España.

– Población con privación material severa (PMS): No puede pagar 4 de estos 9 ítems de consumo básico definidos a nivel europeo:

o Pagar la hipoteca, alquiler o letras.

o Mantener la vivienda a temperatura adecuada en invierno.

o Permitirse unas vacaciones de, al menos, una semana al año.

o Permitirse una comida de carne, pollo o pescado, cada dos días.

o Capacidad para afrontar gastos imprevistos.

o Disponer de teléfono.

o Disponer de televisión en color.

o Disponer de lavadora.

o Disponer de coche.

– Población con baja intensidad de trabajo por hogar (BITH):

La intensidad de trabajo por hogar se define como la relación entre el número de meses trabajados por todos los miembros del hogar y el número total de meses que, en teoría, podrían trabajar todos los miembros en edad de trabajar (personas entre 18 y 59 años que no sea estudiante de entre 18 y 24). El indicador comprende a las personas de 0 a 59 años que viven en hogares con una intensidad de empleo inferior al 0,2.

En un hogar con dos adultos, si sólo trabaja uno a jornada completa, la intensidad del trabajo es de 0,5; si trabajan los dos, la intensidad del trabajo es de 1 y si uno de los adultos trabaja a media jornada y el otro a jornada completa, la intensidad de trabajo es de 0,75.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cerrar